Fechar [X]

Escola Web de Espiritismo


Prezado amigo, a Revista Auta de Souza disponibiliza a você cursos doutrinários através da Escola Web de Espiritismo.

Participe!

Veja abaixo os livros e seus respectivos cursos gratuitos:

Adquira o livro, envie a imagem da folha de rosto da obra que deseja fazer o curso com seu nome completo, CPF, cidade/estado, email para o seguinte endereço eletrônico:

eadautadesouza@gmail.com

Em seguida lhe enviaremos login e senha para que possa participar do curso escolhido.

Venha estudar conosco!

Assine agora

Receba nossas novidades em seu email
Mande sua pergunta. Adoraríamos ouvir você.
Digite o resultado da soma:
5+1=
Español » CAMPAÑA DE FRATERNIDAD AUTA DE SOUZA (CFAS)

CAMPAÑA DE FRATERNIDAD AUTA DE SOUZA (CFAS)

Disponível em: Espanhol

¿Qué es la Campaña de Fraternidad Auta de Souza?

“La Campaña de Fraternidad ‘Auta de Souza’, CFAS, es una actividad que se destina a llevar la sublimidad de las enseñanzas de Jesús, a través de la Doctrina Espirita, a los hogares visitados, bajo la forma de una palabra de conforto y de buen ánimo, de una enseñanza o de amorosa vibración, a través de mensajes transmitidos por los Espíritus (…) y, bien así, recoger donativos para las familias carentes de ayuda en alimentos, ropas, suéters, etc.” (Editora Auta de Souza, Campaña de Fraternidad Auta de Souza – bases y reglamento, 2 de., p. 19-20).

¿Quién fue Auta de Souza?

Auta de Souza en el estado de Río Grande del Norte, en la pequeña ciudad de Macaíba, el 12 de septiembre de 1876.

Cuarta hija de Eloi Castriciano y Henriqueta Leopoldina Rodrigues de Souza. Auta de Souza tuvo como hermanos mas grandes Henrique Castriciano, Irineo, Júnior, y, como mas joven, Joao Cancio.

Desde la infancia Auta de Souza estudió, según Clovis Tavares, “las grandes lecciones del sufrimiento humano”.

Su madre desencarnó antes que la “alondra mística de las rimas” completara tres años de edad; el padre siguió a la compañera en 1881, cuando Auta de Souza tenía, por lo tanto, cinco años.

Los abuelos maternos de Auta de Souza la recogieron también a los hermanos, llevándolos para Recife, para el “Viejo sobrado del Arraial”. La pérdida de los padres fue en parte, suplida por la dedicación de la abuelita Dindinha – D. Silvina de Paula Rodrigues.

A los siete años ya sabía leer y escribir, gracias a un profesor amigo y a los ocho años de edad “leía para los niños pobres, para humildes mujeres del pueblo o viejos esclavos las páginas simples y ingenuas de la Historia de Carlos Magno”.

En esa inolvidable noche del 15 de febrero de 1887 – Auta de Souza tenía diez años – otra tragedia vino a traer nueva y dura prueba la “mas espiritual de las poetizas brasileñas”: la mano de Irineo, el compañero de todas las horas, es envuelto por las llamas de una lámpara de petróleo que explotó. El pequeño resistió todavía dieciocho horas, pero fue, finalmente, a juntarse a los padres, en el Más allá.

Esa sucesión de golpes dolorosos marcó profundamente su alma sensible de mujer, caracterizada por una pureza cristalina, una fe ardiente y un profundo sentimiento de compasión por los humildes, cuya miseria tanto la conmovía. El sufrimiento vino a cincelar su innata sensibilidad, que trasbordó en versos conmovidos y tiernos, ora ardientes, ora tristes, labrados a la sombra de la enfermedad, en el escenario desolador del desierto de su tierra.

A los doce años inicia sus estudios oficiales, en el Colegio de San Vicente de Paulo. Ahí aprende el idioma francés. Lo que le permite leer a los maestros de la literatura francesa en el original. Durante dos años, estudia, recita, versea, ayuda a las hermanas del colegio y, principalmente, mejora su fe, en la lectura constante del Evangelio.

A los 14 años inicia ‘nuevos y dolorosos pasos de su calvario’. Es la tuberculosis que comienza la acción devastadora. Desesperanzada por los médicos de Recife, abuela Dindinha regresa con los nietos para Macaíba. La grandeza de espíritu de Auta de Souza una vez mas se revela: incluso molesta por la enfermedad implacable, Auta escribe y enseña a los niños las primeras nociones de religión.

La enfermedad, aún, no detiene su marcha. Se vuelve necesario para D. Dindinha peregrinar por el interior, en la búsqueda de clima seco: Angicos, Nueva Cruz, Utinga, San Gonzalo, Sierra de la Raíz, etc. son visitadas.

Pero la enfermedad avanza, mas y mas…

sin embargo, homenajeándose en la escuela del dolor, se hizo interprete fiel de las emociones de todos los que sufren resignadamente. Por ese motivo, su poesía recibió la consagración del cariño popular. Fue en el alma del pueblo que sus versos encontraron la mas profunda repercusión. Francisco Palma, en un soneto, la define como ‘la alondra mística de las rimas’.

El 7 de febrero de 1901, a los 24 años de edad, Auta de Souza desencarna en Natal, capital de Río Grande del Norte. Escribió un único volumen de poemas, ‘Huerto’, publicado en 1900, poco antes de su muerte, con prefacio de Olavo Bilac. La primera edición se agotó en dos meses, ocurriendo un hecho análogo con la segunda edición, en 1911. Hasta el presente, cinco ediciones de Huerto, vieron la luz – la tercera prefaciada por Alceu Amoroso Lima, en 1936, y la última en 2000, publicada por la Editora Auta de Souza, de Taguatinga-DF. Su producción poética antes de llamarse ‘Huerto’, tenía el nombre de ‘Dalias’.

Todo el libro es impregnado del sentimiento cristiano que siempre la inspiró. La misma simplicidad, la misma fe, la misma ternura que emanan de los versos escritos en Espíritu, por las manos de Francisco Cándido Xavier, pueden ser identificados en los poemas de la autora encarnada. Entre la labra de la joven enferma y el alma liberta, una sola diferencia profundamente confortadora para cuantos buscan la confrontación sin la exclusiva preocupación de identificación del estilo – en la existencia física atormentada es el “ave cautiva”, que canta su anhelo de libertad, el corazón resignado que busca en el Cristo el consuelo de las bienaventuranzas prometidas a los afligidos de la Tierra; más allá de la tumba es el “pájaro liberto y feliz” que, volviendo al nido de los antiguos infortunios, viene a traer a los hombres el mensaje de bondad y esperanza, el llamado a la fe y a la caridad, indicando el rumbo cierto para la conquista de la verdadera vida.

Objetivos de la Campaña de fraternidad Auta de Souza

a) Divulgará la Doctrina Espirita

“La tarea en la divulgación de la Doctrina Espirita, explicando las enseñanzas de Nuestro Señor Jesús Cristo, debe merecer nuestro mayor entendimiento y nuestro mejor cariño. Es verdad que el pan material remueve el hambre agresiva del cuerpo, sin embargo, como la gente suprimirá el hambre del alma, arrullada, muchas veces, en la sombra de la inercia o en el fuego de la prueba, ¿sino el esclarecimiento espirita a serenar las fuerzas rebeldes del corazón?

Divulguemos sí la instrucción y el consuelo, la paz y el aviso de la Doctrina Espirita en favor de los que yacen en la frontera de la delincuencia y de la locura, la enfermedad y la muerte, sin razón de ser (…).” “Trabajemos por la distribución organizada y metódica del conocimiento espirita cristiano con la misma devoción con que se procura establecer un servicio de agua y luz.” (Batuira, Mas luz, 5 de., p. 130).

b) Recaudar donativos

“(…) recaudar donativos en alimentos, ropas, etc., para ser distribuidos a las familias carentes, asistidas por las campañas y departamento de Asistencia Social de los Centros Espiritas, Casas Transitorias etc., a que pertenezcan”. (Editora Auta de Souza, Campaña de Fraternidad Auta de Souza: Bases y reglamento 2 ed., cap. 13, ítem 13). “Me llamo la caridad, soy el camino principal que conduce a Dios; seguidme, porque soy el objeto al que debéis todos aspirar. Esta mañana he hecho mi paseo habitual, y con el corazón lastimado vengo a deciros: ¡Oh! amigos míos, qué miserias, qué lágrimas y cuánto tenéis que hacer para sacarlas todas! (…). No os digo lo que debéis hacer, dejo la iniciativa a vuestros corazones; si yo os trazara vuestra línea de conducta, no tendríais el mérito de vuestra buena acción, sólo os digo: Soy la caridad, y os tiendo la mano para vuestros hermanos que sufren.” (Allan Kardec, el Evangelio según el Espiritismo, 2. ed., cap. 13, ítem 13).

c) Propiciar la reforma íntima

“(…) beneficiar el trabajo del caravanero como servidor, en el ejercicio de la humildad y tolerancia (…), proporcionando a muchos corazones oportunidad de trabajo así como fuente de cura a los enfermos del alma” (Editora Auta de Souza, Campaña de Fraternidad Auta de Souza: Bases y reglamento, 2 ed., p. 22).

d) Practicar y oportunizar la caridad

“(…) dar oportunidad a tantas criaturas deseosas de practicar la caridad, de hacerla a través de los caravaneros de la Campaña”. (EDITORA AUTA DE SOUZA, Campaña de Fraternidad Auta de Souza: Bases y reglamento, 2 ed., p. 22). 

Links

» Home » Editora Auta de Souza » Escola Web » Fale Conosco

Editorias

» Galera Jovem » Missionários do Bem » Como Fazer na Casa Espírita » Atualidades » Cantinho da Criança » Espaço do Evangelizador » Os Espíritos Respondem

Artigos

» Ciência e Espiritismo » Educação e Espiritismo » Esperanto » Estudando o Evangelho » Mediunidade » Universo e Vida » Français » English » Español

Diversos

» Criança em Cena » Histórias da Vovó » Espiritismo em Esperanto » Espiritismo em Inglês » Aprenda a tocar

Seções

» Auta de Souza » Concafras » Chico Xavier » Conheça o Espiritismo
Copyright © Revista Auta de Souza - Todos os direitos reservados