×
SESC

04 Set 2017 14h55

CAMPAÑA DE FRATERNIDAD AUTA DE SOUZA: NYMPHO DE PAULA CORREA Y LOS BUENOS FRUTOS DE LA CAMPAN?A

“Pero es llegado el tiempo de un reajustamiento de todos los valores humanos. Si las dolorosas expiaciones colectivas preludian la e?poca de los u?ltimos di?as “ais” del Apocalipsis, la espiritualidad tiene que penetrar las realizaciones del hombre fi?sico, conducie?ndolas para el bien de toda la humanidad

El Espiritismo, en su misio?n de Consolador, es el amparo del mundo en e?ste siglo de declives de la historia; solo e?l puede, en su caracteri?stica de Cristianismo redivivo, salvar las religiones que se apagan entre los choques de las fuerza y de la ambicio?n, del egoi?smo y del dominio, apuntando al hombre sus verdaderos caminos. En su manantial de esclarecimientos, se puede beber la linfa cristalina de las verdades consoladoras del Cielo, prepara?ndose las almas para la nueva era. (...).

Trabajemos por Jesu?s, mientras que nuestro taller este? localizado en el desierto de las conciencias.

Todos somos los llamados a la gran labor y nuestro mas sublime deber es responder a los llamados del Elegido.” (Emmanuel, A camino de la luz, 19 ed., p. 213-215).

Nympho de Paula Correa y la Campan?a

“(...) motivos de fuerza mayor llevaron a Nympho Correa para Sao Paulo, Capital, en junio de 1952. en la Capital Bandeirante se volvio? frecuentador de la Federacio?n Espirita de Sao Paulo y del entonces pequen?o Departamento de Asistencia Social de la Federacio?n. Luego noto? las dificultades enfrentadas por el O?rgano Asistencial de la Federacio?n Espirita de Sao Paulo. Noto? tambie?n que los mensajes espiritas-cristianos continuaban restringidos al ambiente espirita, en vez de ser llevados a los hogares hambrientos de nuevos conocimientos para sus espi?ritus (...). El 3 de marzo de 1953, con la proteccio?n de los Espi?ritus Mayores, el corazo?n lleno” de alegri?a, sin siquiera saber que estari?a plantando alli? un gran a?rbol destinado a dar frutos de tanta belleza, a irradiarse en mu?ltiples tareas, a cabo del futuro, se realizo? la memorable primer Campan?a de Fraternidad, en la histo?rica ciudad de Sao Paulo, en el barrio de Pinheiros, en frente del Cementerio de Araca? – justamente en frente al cementerio, como que simbolizando la unio?n entre la llamada “muerte”, con la vida eterna de todos nosotros, a gritar, “Unamos nuestros esfuerzos para que cuando el Sen?or llegue encuentre acabada la obra” - con doce caravaneros (...).” (Revista Auta de Souza, n.o 11, p. 31-32).



Los buenos frutos de la Campan?as

a) Divulgacio?n

“A e?stos doce envio? Jesu?s, y les ordeno?, diciendo: (...) es llegado el reino de los Cielos.” (Mateo, 10:5-7).

“Despue?s de e?sto el Sen?or designo? otros setenta, y los envio? delante de si?, de dos en dos, para que lo presidiesen en cada ciudad y lugar a donde el debi?a de ir. Y les deci?a: en verdad, la cosecha es abundante, mas los trabajadores son pocos; Rogad, pues al Sen?or de la cosecha que mande trabajadores para su cosecha”. (Lucas, 10:1-2).

“La tarea en la Divulgacio?n de la Doctrina Espirita, explicando las ensen?anzas de Nuestro Sen?or Jesu?s Cristo, debe merecer nuestro mayor entendimiento y nuestro mejor carin?o. Es verdad que el pan material remueve el hambre agresiva del cuerpo, no obstante, ¿que? agente suprimira? el hambre del alma, adormecida, muchas veces, en las sombras de la inercia o en el fuego de la prueba, sino el esclarecimiento espirita susceptible de serenar las fuerzas sin gobierno del corazo?n?
(...). divulguemos, si?, la instruccio?n y el consuelo, la paz y el aviso de la Doctrina Espirita en favor de los que yacen fronterizos a la delincuencia y la locura, a la enfermedad y a la muerte, sin razo?n de ser. En muchas circunstancias la criatura no espera sino una frase, un sen?alamiento, una elucidacio?n o una bendicio?n verbal de protegerse contra la cai?da en precipicios fatales. Trabajemos por la distribucio?n organizada y meto?dica del conocimiento espirita cristiano con la misma devocio?n con que se procura establecer un servicio de agua y luz.” (Batuira, Mas luz, 5 ed., p. 130-131).

b) La recaudacio?n

“(...) entonces Rey dira? a los de su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundacio?n del mundo. Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis; estuve desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; en la ca?rcel, y vinisteis a mi?. Entonces los justos le respondera?n diciendo: Sen?or, ¿cua?ndo te vimos hambriento, y te sustentamos, o sediento, y te dimos de beber? ¿Y cua?ndo te vimos forastero, y te recogimos, o desnudo, y te cubrimos? ¿O cua?ndo te vimos enfermo, o en la ca?rcel, y vinimos a ti? Y respondiendo el Rey, les dira?: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos ma?s pequen?os, a mi? lo hicisteis.” Jesu?s (Mateo 25:34-40).

“Yo me llamo la caridad, soy el camino principal que conduce a Dios; Seguidme, porque soy el objeto al que debe?is todos aspirar. Esta man?ana he hecho mi paseo habitual, y con el corazo?n lastimado vengo a
deciros: ¡Oh! amigos mi?os, que? miserias, que? la?grimas y cua?nto tene?is que hacer para sacarlas todas! (...).” (Allan Kardec, El Evangelio segu?n el Espiritismo, 131 ed., cap. 13, i?tem 13).

c) Esti?mulo a la caridad

“(...) dar oportunidad a tantas criaturas deseosas de practicar la caridad, de hacerla a trave?s de los caravaneros de la Campan?a.” (Editora Auta de Souza, Campan?a de Fraternidad Auta de Souza – Bases y reglamento, 2 ed., p. 22).

“Estando Jesu?s sentado enfrente al gazofila?cio, a observar de que modo el pueblo alli? lanzaba su dinero, vio a muchas personas ricas lo dejaban en abundancia en el arca de las ofrendas. En eso, vio? tambie?n a una viuda muy pobre que apenas dejo? dos pequen?as monedas de diez centavos de valor cada una. Llamando entonces a sus disci?pulos les dijo:
—En verdad os digo que esta viuda pobre echo? ma?s que todos, pues todos aquellos echaron para las ofrendas

de Dios de lo que les sobra; pero e?sta, de su pobreza echo? todo el sustento que teni?a.” Jesu?s (Lucas 21:1-4).



“Entonces, ¿reproba?is la limosna?

- No, lo vituperable no es la limosna en si?, sino con frecuencia la forma de darla. Porque el hombre de bien, que entiende la caridad de acuerdo con Jesu?s, se llega hasta el desdichado, sin esperar que e?ste le tienda la mano. (...)” (Allan Kardec, El libro de los Espi?ritus, 70 ed., p. 888 a).

d) Nin?os

“(...) aprovechar, tambie?n, el gran potencial de la nin?ez, ensen?a?ndola a ser el caravanero del futuro.” (Editora Auta de Souza, Campan?a de Fraternidad Auta de Souza – Bases y reglamento, 2 ed., p. 22).

“Dejad venir a mi a los pequen?itos, no os impidan, porque de ellos es el reino de Dios.” Jesu?s (Mateo, 10:13)

“El corazo?n de los nin?os es solo a cultivar, plagado de dificultades. Preparemos el terreno a nuestra disposicio?n, abonemos-lo y tiremos en e?l las semillas del Evangelio. Jesu?s hara? el resto. (...).” Francisco Spinelli (Espi?ritus diversos, Crestomati?a de la inmortalidad, p. 105).

e) Casa Espirita

De entre los inmensos beneficios que la Campan?a de Fraternidad Auta de Souza ofrece a la Casa Espirita, se destaca la divulgacio?n de la Doctrina Espirita, a trave?s de millares de pa?ginas de consuelo que distribuye de puerta en puerta, divulgando tambie?n todas sus actividades, aumentando asi? el nu?mero de frecuentadores.

“Sobre la propaganda que procura?is hacer, exclusivamente para llamar a vuestro seno mayor nu?mero de adeptos, dire? – si las formas mas sencillas que se han encontrado son la cura de vuestros hermanos obsesos, son las visitas domiciliares y la expansio?n de los fluidos – ahi? tienes un modesto trabajo para vuestra meditacio?n y estudio.” (Allan Kardec, La oracio?n conforme el Evangelio segu?n el Espiritismo, 40 ed., p. 22)

Con la Campan?a, la Casa pasa a tener un contacto con las familias de su regio?n, puesto que los hogares son visitados perio?dicamente lo que despierta en las familias el intere?s en conocer la Casa Espirita asi?, crea un fuerte vi?nculo entre familia y Casa Espirita.

“Es preciso que nosotros, los espiritas, comprendamos que no podemos distanciarnos del pueblo, porque el Espiritismo vino para el pueblo y con e?l debe dialogar. Es indispensable que estudiemos la Doctrina Espirita junto con las masas, que amemos a todos los compan?eros, pero sobre todo, a los mas humildes social e intelectualmente hablando y nos aproximemos a ellos con real espi?ritu de comprensio?n y fraternidad.” Francisco Ca?ndido Xavier (Adelino Silveira, Chico, de Francisco, 3 ed., p. 83).

f) Trabajadores

Consecuencia natural de todos los aspectos anteriormente relacionados, trabajando de caravana simple y absorbente, ampliando la divulgacio?n doctrinaria, practicando la desobsesio?n colectiva. Los trabajadores pasan a recibir orientacio?n y formacio?n doctrinaria, integra?ndose en el trabajo del bien y principalmente practicando la reforma i?ntima.

“Necesitaremos, en nuestro trabajo, de dar ejemplos para que los dema?s se sientan atrai?dos por nuestra vivencia y, en la medida que ellos aprenden con nuestra vivencia, quedamos con su colaboracio?n, naciendo un saludable intercambio.” (Divaldo Franco, Dia?logo con dirigentes y trabajadores espiritas, 2 ed., p. 38).

Mas alla? de eso, la campan?a ofrece la integracio?n de todos los trabajadores. Sean nin?os, jo?venes o adultos, todos tienen oportunidad de dedicarse juntos a la tarea cristiana. La familia puede trabajar unida en la Campan?a de Fraternidad Auta de Souza.



“Instruye al nin?o en el camino que debe seguir, y cuando fuere viejo no se desviara? de el.” (Proverbios, 22:6).

“(...) beneficiar el trabajo del caravanero como servidor, en el ejercicio de la humildad y tolerancia (...), proporcionando a muchos corazones oportunidad de trabajo asi? como fuente de cura a los enfermos del alma.” (EDITORA AUTA DE SOUZA, Campan?a de fraternidad Auta de Souza: bases y reglamento, 2 ed., p. 22).

“Aunque yo hablase las lenguas de los hombres y de los a?ngeles, y no tuviese amor, seri?a como el metal que resuena o como el platillo que campanillea. Y aunque tuviese el don de la profeci?a, y conociese todos los misterios y toda la ciencia, y aunque tuviese toda la fe, de manera tal que transportase los montes, y no tuviese amor, nada seri?a.” (Paulo, I Cor, 13:1-2).

g) Espi?ritus

Todos los aspectos relacionados con la Campan?a naturalmente son mecanismos de reeducacio?n de los espi?ritus encarnados (caravanero, donador, asistido), y de desencarnados; estos u?ltimos son atendidos por la desobsesio?n colectiva generada por la Campan?a de Fraternidad Auta de Souza, y transformados por los ejemplos de los encarnados.

“En ese propo?sito, es imposible igualmente olvidar que los hermanos en rebeldi?a y desespero, que nos oyen los llamados a la regeneracio?n y al amor, no se transforman simplemente a la fuerza de nuestras palabras, mas, sobre todo, al toque moral de nuestras acciones, cuando nuestras acciones se patentizan de acuerdo con nuestras ensen?anzas.” (Andre? Luiz, Desobsesio?n, 9 de., p. 241-242).

Incentivando el proceso de la caridad, la Campan?a estimula el pensamiento en el campo del bien, tanto en el caravanero como en el donador. El pensamiento en el campo del bien es eficaz instrumento de desobsesio?n para el trabajador, que ejercita la humildad al pedir, al donador, que ejerce la caridad al donar.

“Practicando el bien y poniendo en Dios toda vuestra confianza, repelere?is la influencia de los Espi?ritus inferiores y aniquilare?is el imperio que desean tener sobre vosotros.” (Allan Kardec, El libro de los Espi?ritus, 63 ed., preg. 469).